Opinión
UAysén
06 mayo 2020

COVID AL FINAL DEL HIELO

Gerard Olivar Tost
Gerard Olivar Tost
Académico y Director de Investigación

Gerard Olivar Docente Universidad de Aysén Doctor en Ciencias Matemáticas Soy matemático. Aplicado, no teórico. Trabajo en la Universidad de Aysén desde hace menos de un año. Llegué a la región al final del invierno pasado. Llevo quince años en Latinoamérica. Antes de eso estuve diecisiete años en la Universidad Politécnica de Cataluña. Sí, soy catalán. Por qué no reconocerlo, en Aysén, en Coyhaique, me siento como en casa, esa territorialidad más rural que urbana, con esas montañas, los paisajes, los otoños amarillos y rojos. Tenía ganas de que llegara ese otoño, caminar esos dorados con el fresco en la cara. Y no va a poder ser. No este otoño. La pandemia no me va a dejar. Es curioso comprobar que, en estas semanas pasadas, estos meses, muchas cosas han cambiado en nuestra vida. Los matemáticos no somos ajenos a lo que ocurre en el mundo, y también desde nuestra visión estamos aportando al manejo de la enfermedad. Nunca había visto tanta inundación de modelos matemáticos, curvas que deben aplanarse, estadísticas de contagiados, cuántas cosas no ha aparecido estos días que forman ya casi parte del lenguaje habitual. La matemática, debemos decirlo, ha invadido nuestras casas y nuestras conversaciones. En el grupo de investigación, en Coyhaique, somos cuatro profesores. Nos colaboran de todas las regiones de Chile y de todas las regiones de América. Nos llega información del COVID19 todo el día. Y todo eso hay que interpretarlo, en su justa medida, para incorporarlo a nuestros modelos matemáticos. Tenemos un modelo variante del SIR: Los susceptibles, los infectados y los recuperados. Todos hemos sido, o somos, susceptibles de enfermarnos. La mayoría, en algún momento, nos enfermaremos infectados por COVID. Y también, la mayoría nos recuperaremos, solo algunos no. No podemos mirar las cifras con frialdad. Cada persona que murió, se lleva una historia, nos deja un recuerdo. Pensemos en eso cuando tengamos que salir a la calle, al trabajo, a comprar, al banco. El respeto a la distancia social, el lavado de manos, las restricciones de movilidad, las barreras sanitarias, todo eso está también incluido en nuestros modelos matemáticos. Así, somos capaces de evaluar si las estrategias y decisiones que toman las autoridades competentes pueden ser más exitosas o menos. De eso tratan los modelos matemáticos. De proporcionar información de calidad a los tomadores de decisión. Y hacerlo antes de que ocurra en realidad, de una manera predictiva. Podemos experimentar con los modelos, pero no con las personas. Nuestros modelos son simplificaciones de la realidad. Porque nada es tan preciso como la realidad misma, pero aún así resultan útiles para delinear los planes de acción, junto con otras consideraciones, del lado social, económico, psicológico. Tomar una buena decisión es complejo. Hasta ahora, hemos sido afortunados con las barreras sanitarias, las aduanas y los controles. Pero, ¿qué ocurriría si, por alguna causa inevitable, o por no poder tener un control total y absoluto de la población que ingresa en nuestro territorio, tuviéramos la entrada de alguna persona contagiada, que empezara un brote de la enfermedad, por ejemplo en Coyhaique? ¿Qué ocurriría si esa persona entrara hoy? ¿Y si entran varias, en diferentes días? El modelo de dinámica de sistemas contempla la ocurrencia de esos casos, y nos permite prever cuáles serían las tendencias del contagio en la región, incluyendo cuál sería la previsión de utilización de camas de los hospitales y las necesidades de cuidados más dedicados. Con nuestros colaboradores extranjeros, estamos desarrollando otro modelo matemático, basado en lo que se denominan agentes. A los agentes, que no son más que trocitos de software en un computador, los ponemos a moverse en un trozo de pantalla, que representa muy bien Coyhaique, con sus bancos, farmacias, tiendas de alimentación, colegios… y nuestros agentes se mueven, en ese micromundo virtual, de acuerdo a unas reglas de comportamiento. Podemos forzarlos a que sean cuidadosos, y se separen dos metros de distancia, o no. Podemos forzarlos a ir solo por las necesidades que tenemos para aprovisionarnos, o los podemos forzar a saludarse, ir a pasear por las calles, lo que creamos que sea de interés para evaluar: qué se debería evitar y qué puede permitirse, en nuestro escenario de contagio. Esos son nuestros modelos matemáticos. Así transcurren nuestros días. Alternando nuestro trabajo investigativo intenso con las clases virtuales a los estudiantes. Con teleconferencias. Con lavar la ropa. Con hacer la comida. Con fregar el suelo. Con leer las noticias en el teléfono o en el computador. Con nuestros enojos. Con nuestras ansias. Nuestros miedos. Con tiempos de optimismo y tiempos de pesimismo. La ansiedad, ese desasosiego, esa incertidumbre en lo laboral, en lo económico, en lo afectivo, puede conllevar, de manera colateral, peores efectos que la propia enfermedad. Los tomadores de decisión no lo tienen fácil, aún con la información de los modelos matemáticos, ni con los informes de los epidemiólogos, ni con los de la realidad económica. Pero aún así, cada uno desde su experticia, desde su profesionalidad, desde su trabajo, podemos poner nuestra voluntad y empuje para ayudar a las buenas decisiones. Porque tengo ganas de ver los amarillos, los ocres, los rojos de nuestro paisaje espectacular en otoño. Sentir el frío de la nieve en mi cara los días de invierno. El despertar de las flores en primavera. No sé si este año. Pero seguro que sí el resto de años de vida que tenemos por delante.    
Compartir:
https://uaysen.cl/short/co/gd

Columnas

02 octubre 2023

32 años del Programa de Internado Rural Interdisciplinario, desde la UFRO a la UAysén

29 septiembre 2023

Segregación por sexo en los deportes: ¿Es tiempo de hacer cambios?

08 agosto 2023

La falsa disyuntiva entre conservación y desarrollo en el espacio marino de la Patagonia

Noticias

Don Juan Pablo Prieto Cox nos entrega una actualización de la situación actual de nuestra Universidad
30 enero 2024

Don Juan Pablo Prieto Cox nos entrega una actualización de la situación actual de nuestra Universidad

Administrador Provisional de la U. de Aysén: “Veo a una comunidad muy comprometida en esta nueva etapa que la Universidad ha comenzado”
24 enero 2024

Administrador Provisional de la U. de Aysén: “Veo a una comunidad muy comprometida en esta nueva etapa que la Universidad ha comenzado”

En su primera actividad pública en Coyhaique, el académico Juan Pablo Prieto proyectó su trabajo al frente de la institución y valoró los resultados en materia de admisión: “Ratifica el cariño y la confianza que la comunidad tiene por esta universidad estatal”.