Los bosques de Aysén y la Ingeniería Forestal: construyendo un nuevo paradigma forestal basado en la sustentabilidad

_5aeb140860b67
Académico Ingeniería Forestal

Los bosques que cubren la región de Aysén son los más extensos del país y presentan un enorme potencial de manejo asociado a los múltiple bienes y servicios que éstos podrían proveer a la sociedad. Históricamente los bosques nativos de la región han sido devastados por incendios de gran escala, o han sido talados para abrir campos para la ganadería o bien, han sido degradados por la acción humana. Paradójicamente, otra porción de los bosques de la región está protegida por el SNASPE (parques, reservas y monumentos naturales) administrado por CONAF.

Como es necesario fomentar el manejo sustentable de los bosques en la región, la Universidad de Aysén ha creado la carrera de Ingeniería Forestal para que los futuros profesionales puedan, desde una perspectiva y arraigo local, hacerse cargo del manejo forestal sustentable y con innovación a nivel regional con bases ecológicas y sociales. Lo anterior será el sello de los futuros ingenieros forestales de la Universidad de Aysén, quienes se diferenciarán del resto de egresados de otras universidades chilenas.

Un importante desafío para la Universidad de Aysén es relevar la importantísima labor de los ingenieros forestales en la región, la que comúnmente se cree que es netamente maderera. El quehacer de un ingeniero forestal va mucho más allá del bosque y la producción de madera o de leña, ya que tiene que ver con la gestión sustentable de los bosques en el corto, mediano y largo plazo para el bienestar de la sociedad.

Hoy en día, los ingenieros forestales cobran una mayor relevancia en el mundo, ya que el cambio global está afectando la vitalidad de los ecosistemas y, por consiguiente, afectando al bienestar humano. La restauración de ecosistemas forestales degradados, el manejo forestal sustentable, la gestión multidisciplinaria de áreas protegidas, la gestión del arbolado urbano, el diseño de paisajes forestales diversos y vitales a los grandes cambios ambientales serán las tareas que deberán entender, emprender y empujar los futuros ingenieros forestales de la Universidad de Aysén.

Crear una “cultura forestal” en Aysén, con bosques vitales que almacenen más carbono, que generen madera de calidad y de manera sustentable a nivel local con baja huella de carbono (no traer madera de otras regiones), que generen más agua de calidad y cantidad, más frutos, de una mayor belleza escénica (para aumentar el turismo) y que albergue una mayor biodiversidad de fauna y flora, deberán necesariamente ser los pilares de los ingenieros forestales de una región que se dice “Aysén, Reserva de Vida”.