Nuevas Carreras en la Universidad de Aysén

Desde su creación, la Universidad de Aysén lleva consigo el compromiso de desarrollarse y expandirse a tono con las necesidades profesionales y formativas del territorio al que se debe. La renovación de su oferta académica es parte central de esa promesa fundacional y dentro de ella se inscribe la decisión de abrir nuevas carreras adoptada recientemente por el Consejo Superior de la Universidad.

Al respecto, en los últimos meses ha habido expectativas sobre esta materia. Considerando que, como universidad pública, nos acogemos a procedimientos de aseguramiento de calidad, tanto la decisión acerca de qué carreras abrir como el diseño de ellas necesariamente debe seguir un proceso riguroso y que resulta relativamente extenso.

En una primera etapa – a fines del 2018 – se desarrollaron estudios en la región, combinando todas aquellas variables que debían orientar la toma de decisiones. Se establecieron ciertos parámetros, por ejemplo, que cada carrera respondiera a temas de la estrategia de desarrollo regional; que expresaran el interés de los estudiantes que ingresan a la educación superior; que fueran complemento del desarrollo académico que está construyendo la universidad y que, asimismo, se vislumbrase empleabilidad real. Estos estudios permitieron identificar una serie de posibilidades, permitiendo precisar aquellas que reunieron las diversas variables. En el proceso posterior, ya de diseño de cada oferta, se volvió a consultar a los actores locales, a fin de recoger la especificidad – o mejor dicho lo propio – que deberá reflejar cada carrera en nuestra universidad.

Así, hoy tenemos una oferta de cuatro nuevas carreras de pregrado, que otorgarán el grado de licenciatura y título profesional, buscando además una articulación de continuidad con los programas de postgrado.

La carrera de Ingeniería Comercial es una primera de ellas, enfocada hacia la innovación y el emprendimiento, como una opción para la apertura de nuevos negocios productivos basados en las oportunidades que ofrece la región, ya sea en turismo, acuicultura, construcción, energías renovables, comercio y una larga lista de posibilidades.

Por su parte, la carrera de Ingeniería Civil en Informática es una opción de futuro en un territorio donde las tecnologías de la información ocupan una centralidad estratégicaLa carrera estará especialmente dirigida a los sistemas de información de los recursos naturales y desafíos de los cambios en los ecosistemas. El manejo de ciencias de datos y de big data en temas ambientales será un sello distintivo de Aysén.

Po otro lado, la formación en Psicología es un requerimiento creciente en la región, no solo en el ámbito de la salud mental de la población, sino que también en las condiciones propias de desarrollo de nuestras comunidades, ya sea por el contexto de aislamiento por los fuertes procesos de cambios demográficos que se viven.

Finalmente, la carrera de Terapia Ocupacional desempeña en el mundo actual un papel cada vez más relevante en los equipos de salud, ya sea en el campo de promoción de la salud y cuidados preventivos – como es el caso, por ejemplo, de la detección y tratamiento temprano de disfuncionalidades cognitivas o sicomotoras en niñas y niños-, como en el de la rehabilitación de los accidentes físicos y mentales. A medida que nuestra población envejece y vive en condiciones de soledad y aislamiento, el quehacer de terapeutas ocupacionales representa un valor para la calidad de vida de la población.

En síntesis, la Universidad y la región se verán enriquecidas con nuevas carreras de formación de profesionales altamente calificados, quienes estarán en los temas de punta que hoy demanda la sociedad, buscando siempre mirar las necesidades de desarrollo productivo y humano de Aysén.