Yo Soy Uaysén

Loreto Mitre y Camilo León son parte de los cerca de doscientos estudiantes que forman parte de las primeras generaciones de estudiantes de la universidad estatal de la región, ambos desde sus distintos ámbitos de formación, destacan la formación innovadora y de calidad que reciben, el apoyo constante que reciben de sus académicos y el ambiente familiar en el que se forman, y que los hace sentir orgullos de ser de la Uaysen. 

 

Loreto Mitre, estudiante de primer año de enfermería junto a Camilo León, estudiante de segundo año de Agronomía en el Campus Río Simpson

Desde su primer año académico, la Universidad de Aysén ha recibido en sus aulas a cerca de doscientos estudiantes, quienes no sólo provienen de distintas localidades de la región, sino también de fuera de ella (actualmente cursan sus estudios jóvenes provenientes de Santiago, Iquique, Viña del Mar, Arica, Rancagua, Chimbarongo, entre otras localidades). Todos quienes hoy se forman como profesionales en sus aulas, traen consigo diversas historias y motivaciones para ser parte de la primera universidad estatal de la región de Aysén.

Loreto Mitre Desde su primer año académico, la Universidad de Aysén ha recibido en sus aulas a cerca de doscientos estudiantes, quienes no sólo provienen de distintas localidades de la región, sino también de fuera de ella (actualmente cursan sus estudios jóvenes provenientes de Santiago, Iquique, Viña del Mar, Arica, Rancagua, Chimbarongo, entre otras localidades). Todos quienes hoy se forman como profesionales en sus aulas, traen consigo diversas historias y motivaciones para ser parte de la primera universidad estatal de la región de Aysén.

Lorete Mitre Quezada tiene 19 años y aunque nació en Valdivia, toda su vida la ha pasado en Coyhaique, junto a su madre Waleska Quezada con quien conforma un equipo imbatible y a quien señala como su principal soporte emocional, lo que sin duda señala Loreto, ha sido fundamental para sobrellevar de la mejor manera su primer año como estudiante universitaria. “Entrar a la universidad era un cambio importante, no es lo mismo estar en el liceo que en la universidad, en el liceo eres más dependiente de tus profesores, todo era más estructurado, sin embargo, aquí eres independiente, tú decides lo que haces, lo que estudias, tú decides si te hechas un ramo o no, y yo necesitaba ese apoyo para el cambio que venía” señala Loreto.

Egresada del Liceo San Felipe Benicio, cursa el primer año en la carrera de Enfermería, donde fue la primera seleccionada entre más de 79 postulantes seleccionados y aunque tenía otras opciones en mente, el costo económico y el poder estar cerca de su madre fueron las principales razones por las que optó por estudiar en su región. “Decidí darle prioridad a mi entorno, a mi familia y también por un tema económico, porque estudiar afuera se hace mucho más difícil y yo no tenía acceso a gratuidad ni a las becas u otros beneficios”.  Conscientes de esta situación relata, desde Acceso y Desarrollo Estudiantil de la casa de estudios le informaron sobre el inicio de postulaciones a la Beca Universidad de Aysén, instancia que busca brindar apoyo económico a las familias que lo requieran. De esta manera y debido a la situación de salud de su madre, la universidad le otorgó una beca de 100% de arancel, apoyo que le permitirá cursar su carrera de manera gratuita. “La beca significó un alivio porque somos solas con mi mamá y yo me sentía un poco culpable al estudiar sin poder aportar económicamente, entonces se nos ha hecho mucho más fácil, tener la beca ha sido un alivio enorme”.

La calidad formativa de la universidad  y la cercanía que tienen con sus profesores son algunos de los atributos que más destaca Loreto de la universidad. “La relación de los profesores con los alumnos es súper cercana, no es si aprendiste bien y si no, no me importa, se preocupan de que aprendas, aquí todos te conocen, tu llegas y saludas a la gente, en cambio en otras universidades más grande eso no pasa, acá sientes que eres parte de la universidad,  mi experiencia ha sido súper buena, me ha ido bien, he conocido harta gente, para mí es como si después de mi casa estuviera este lugar, si tengo tiempo libre siempre me vengo a la u”.

También egresado de Liceo San Felipe Benicio de Coyhaique, Camilo León Barrientos de 20 años, cursa segundo año de la carrera de Agronomía en la Universidad de Aysén. Hoy en su segundo año de formación, se ha incorporado como ayudante en el Laboratorio de Geociencias de la Uaysen, donde colaboraba en el laboratorio de climatología, incorporando de esta manera, nuevas experiencias en su proceso formativo.  “El profesor Cristian Mattar nos ofreció a todos los estudiantes ser parte del laboratorio y yo acepte la invitación, ha sido complejo pero es una oportunidad muy grande, porque he aprendido mucho, he estado participando en proyectos de investigación, he conocido el funcionamiento del laboratorio, todos los días aprendo algo nuevo y trato de aportar con lo que voy aprendiendo día a día”, señala Camilo. Asimismo, se ha transformado en ayudante del profesor Mattar, asumiendo la misión de apoyar a los estudiantes de primer año en la construcción de una estación meteorológica.

En este sentido, Camilo León destaca como uno de los principales atributos de la Universidad de Aysén, la incorporación permanente de procesos de innovación en su formación. “Las carrera de agronomía tiene una formación innovadora, por ejemplo si queremos conocer la evapotranspiración del cultivo volamos un dron que tiene un sensor que lo mide y esto no sólo lo he visto en mi carrera, en trabajo social y enfermería por ejemplo, tienen prácticas y actividades en terreno en segundo año y eso no lo ofrecen todas las universidades, en este sentido, creo que la principal ventaja que tiene la Uaysen en su proceso formativo es la innovación y sobre todo el alto nivel que tienen sus académicos, uno los ve 24/7 trabajando, avanzando, elaborando proyectos, innovando, investigando y eso es una ventaja importante es nuestro proceso formativo”, recalca.

“Yo valoro mucho el nivel académico que se ha instalado, no tenemos nada que envidiarle a otras universidades«

Antes de llegar a la Uaysen, cursó estudios de agronomía en Valdivia, sin embargo, por cosas de la vida, como el mismo señala, debió regresar a la región. De regreso en Coyhaique se enteró que la Universidad de Aysén iniciaría su funcionamiento y que Agronomía sería una de las carreras que se dictarían, por lo que no dudó en continuar estudiando en su región. “El haberme quedado acá ha sido una de las mejores decisiones de mi vida, la universidad tiene un ambiente más familiar, yo siempre digo que acá uno es una persona, en otras universidades  eres un número, una matrícula, un alumno más de mil, acá tienes un nombre, los profesores te saludan, te reconocen, si faltas te preguntan qué pasó, por qué no viniste, es un trato mucho más amigable, pero a su vez, la exigencia es muy alta, para mi ésta ha sido una de las mejores decisiones de mi vida y estoy contento a morir” señala Camilo sonriente.

 

Loreto Mitre en la ceremonia de apadrinamiento realizada por los estudiantes de segundo año de enfermería.

La calidad de sus académicos y de la formación que entregan a sus estudiantes, es otro de los aspectos que destaca el estudiante. “Yo valoro mucho el nivel académico que se ha instalado, no tenemos nada que envidiarle a otras universidades y yo puedo hablar con propiedad de eso, yo siempre digo que entre Valdivia y acá, yo prefiero mil veces acá, por la cercanía con mi casa, por los profesores, por el nivel, por lo que nos enseñan, yo siento que desde mi primer día hasta ahora hay un crecimiento importante no solo mío, también de mis compañeros y de la universidad también, que ha ido crecido académicamente, lo mejor que tiene esta universidad es que nos brinda la oportunidad a cada uno de nosotros de aportar algo nuevo, por eso qué sentido tiene irte a otro lugar si aquí tienes una universidad con un muy buen nivel, eso hay que aprovecharlo”.

 

 

 

Comunicaciones Universidad de Aysén