El papel del conocimiento científico en el enfrentamiento al cambio climático

Merly de Armas Ricard

Dra. en Microbiología y Bioquímica

Investigadora Proyecto Fic Uaysén

Las plantas, mediante la fotosíntesis, usan la luz como fuente de energía para fijar dióxido de carbono (CO2) y producir azúcares. Es esencial su papel en el ciclo del carbono. Los animales consumimos materia orgánica y oxígeno, expulsando CO2, que las plantas fijan. Desde el inicio de la era industrial extraemos combustibles fósiles, aumentando la cantidad de CO2 en la atmósfera y eliminamos sus principales consumidoras, las plantas. A esto se suma el uso de químicos que han ocasionado un agujero en la capa de ozono, que es notorio en las latitudes más australes. El aumento de la radiación UV y el efecto invernadero son componentes fundamentales del cambio climático que ya está ocurriendo. Más del 99 % de las especies que han habitado el planeta se han extinguido a lo largo de la evolución de la vida. ¿Podrán los bosques y todos los ecosistemas del planeta actual enfrentar este nuevo desafío ambiental?

Aysén posee grandes extensiones de bosques que han sido intervenidos en los últimos 100 años. Saber cómo los bosques regionales se enfrentan al nuevo escenario climático desde una mirada molecular es el objetivo central del Laboratorio de Química y Bioquímica de la Universidad de Aysén mediante el proyecto FIC-Aysén 2017 “Bosques de Aysén: Cambio climático y compuestos bioactivos”, del que CONAF e INFOR son asociados. Esta investigación aborda la búsqueda de metabolitos relacionados con la respuesta de los árboles al ambiente y propone evaluar las potenciales aplicaciones de éstos en las industrias locales; pero no sólo nos quedamos en la región, se trata de un tema que es atingente a todo el país.

Chile cumple con 7 de las 9 condiciones de vulnerabilidad ante el cambio climático, y estudiar su influencia a nivel molecular, alcanza ahora interés nacional y global, dado que seremos sede de la Conferencia de las Partes (COP 25), un evento en el que participarán más de 190 países y que será una oportunidad única para trazar estrategias globales para la disminución del impacto del cambio climático.

Refiriéndose a esta reunión, la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, dijo “Éste es un desafío histórico para la acción climática global y será el evento internacional más grande que ha organizado Chile desde el mundial de 1962 (…) Mitigar y adaptarnos al cambio climático es clave para lograr el desarrollo integral y sustentable que queremos”.

En este contexto, mitigar y adaptarnos no sólo involucra las acciones que podemos llevar a cabo para disminuir las emisiones de CO2, implica también aumentar el conocimiento sobre el medio ambiente en el que estamos insertos. Financiar investigaciones que aborden la resiliencia de los ecosistemas de los cuáles dependemos para nuestro desarrollo económico y para existir como especie es trascendental. La destrucción de los ecosistemas provocará la destrucción de la humanidad y nuestro desconocimiento sobre ellos facilitará esto.