El Modelo Educativo de la Universidad de Aysén expresa los fundamentos que orientan el proceso de formación y aprendizaje de sus estudiantes, así como las bases de la gestión académica y curricular. Este marco determina los lineamientos que permiten guiar, monitorear y mejorar la experiencia formativa, en todas sus dimensiones. El cual recoge aquellos principios y mandatos expresados en el proceso de gestación de la Universidad:

· Desarrollar capacidades en la región.
· Formar ciudadanos comprometidos con el entorno regional, nacional y global.
· Expresar una vocación regional.
· Promover la generación y transmisión de conocimiento con estándares de la más alta calidad a nivel nacional e internacional.

El Modelo educativo refleja los valores que orientan a la institución y que le otorgan su sello distintivo. Los cuales se enumeran continuación:

· Inclusiva y equitativa: Integración de todas las personas que buscan participar en la educación superior. Oportunidades, sin discriminación, con énfasis en integración de zonas aisladas.
· Democrática: Organización basada en convivencia y el ejercicio democrático de elección de autoridades.
· Sustentable: Prima un enfoque de desarrollo que contribuya con una formación integral y un sentido ético y responsable en el ejercicio de cada profesión.
· Humanista y laica: Respeto a derechos, diversidad y el sentido ético-profesional de la ciencia y la tecnología.
· Vocación regional: Potenciar la identidad y el desarrollo regional y generar capacidades en sus habitantes.
· Calidad: Procesos y resultados responden a criterios de calidad y de mejoramiento continuo.
· Comunitaria: Universidad concebida como conjunto de actores organizado en torno a propósitos comunes, como lo son la generación, difusión y transferencia de conocimiento para el desarrollo humano y sustentable.

Mira el modelo educativo aquí

El Modelo Educativo de la Universidad de Aysén asume una serie de principios básicos, que se convierten en los ejes conceptuales y ordenadores para todos los procesos implicados en la formación de sus estudiantes:

  • Se ajusta a la normativa que regula a la educación superior en Chile, en los diferentes cuerpos legales existentes.
  • Considera las definiciones establecidas por el Marco Nacional de Cualificaciones (MNC), esto es, los niveles de formación, la articulación y los descriptores de cada uno de ellos.
  • Adopta el Sistema de Créditos Transferibles (SCT-CHILE), que permiten estimar el tiempo promedio que requiere el estudiante para el logro de resultados de aprendizaje y el desarrollo de desempeños en una determinada actividad curricular; a la vez, promueve la legibilidad de los programas de formación y el reconocimiento de estos créditos entre instituciones de educación superior, lo que favorece la permanencia y la movilidad estudiantil.
  • Define el perfil de egreso de las carreras como eje articulador para la definición de sus planes de estudio, actividades formativas, mecanismos de evaluación, pertinencia, reconocimiento de aprendizajes previos y certificaciones intermedias en función del avance de los aprendizajes.
  • Impulsa una formación centrada en el estudiante, privilegiando métodos activo-participativos y promoviendo el trabajo autónomo y la capacidad de reflexión crítica del estudiante.
  • Orienta su formación por resultados de aprendizaje como elementos conductores del currículum, definiendo de forma clara y explícita los desempeños que los egresados deben dominar en su trayectoria formativa.
  • Asume el aseguramiento de la calidad como uno de sus ejes rectores, identificando procesos y proyectando resultados que permitan dar seguimiento, evaluar y mejorar la formación de sus estudiantes, así como el impacto de la Universidad en su entorno.

Uno de los principios básicos del Modelo Educativo de la Universidad de Aysén establece que el centro del proceso formativo es el estudiante. Esta declaración supone una perspectiva sobre el aprendizaje y la necesidad de asumir desafíos para la organización curricular de los programas formativos y su implementación.

En cuanto al proceso de enseñanza aprendizaje  se promueve: el seguimiento y reflexión constante de la práctica docente de sus académicos, velando por la coherencia entre  metodologías de enseñanza y las estrategias de evaluación y la utilización de TICs como herramientas fundamentales en el mundo de hoy.

La universidad de Aysén promueve la construcción de espacios formativos que brinden Oportunidades para todas y todos los estudiantes, asumiendo su diversidad, anticipando medidas para abordarla (acompañamiento, tutorías, necesidades psicosociales) y manteniendo estándares de calidad que cautelen el cumplimiento de los perfiles de egreso de cada programa.

El aprendizaje debe estar fuertemente vinculado con un compromiso ético-profesional y con un enfoque de contribución y transformación hacia los territorios, a partir de experiencias formativos que recojan problemáticas presentes en el entorno y que movilicen capacidades para elaborar propuestas de solución o mejora. Asimismo el mundo contemporáneo exige entornos colaborativos de aprendizaje, basados en el trabajo en equipos multidisciplinarios, para enfrentar los nuevos desafíos que surgen.

La formación de los estudiantes debe poseer una orientación permanente hacia la reflexión, el pensamiento crítico, la indagación y la generación de conocimiento, particularmente cuando se trata de una formación académica. Y aspira a que sus estudiantes adquieran un compromiso ético y profesional con la región de Aysén y habilidades para desenvolverse en contextos interdisciplinarios.

La formación de un cuerpo académico de calidad desde sus primeras etapas de desarrollo constituye un desafío central para la Universidad de Aysén, este cuerpo académico debe combinar las actividades de investigación y docencia, en una permanente vinculación con el entorno regional. Esta orientación se refleja en un conjunto de competencias en el ejercicio de su función docente. Los académicos y académicas de la universidad de Aysén:

  • Realizan las tres funciones universitarias, y potencian la docencia con la investigación y vinculación con el medio.
  • Realizan innovaciones en las estrategias de enseñanza – aprendizaje y evaluación, de acuerdo con la perspectiva definidas institucionalmente.
  • Utilizan tecnologías de información y comunicación orientadas a lograr experiencias de aprendizaje significativas.
  • Trabajan en red y se coordinan para construir experiencias complejas de aprendizaje para los estudiantes.
  • Participan de forma activa en procesos de seguimiento de la docencia, reflexionando sobre sus propias prácticas, compartiendo sus experiencias formativas, evaluando y contribuyendo al mejoramiento de la formación.
  • Se perfeccionan de forma permanente en docencia e investigación.

Estos aspectos son abordados desde la Dirección académica  través de cuatro  líneas de trabajo:

  • Apoyo técnico orientado a la mejora contínua en el ámbito curricular y el desarrollo de orientaciones para la docencia.
  • El acceso a oportunidades formativas que permitan una actualización y fortalecimiento de la labor docente.
  • Asesoría metodológica para favorecer un proceso de enseñanza- aprendizaje centrado en el estudiante desde distintos ámbitos como estrategias de evaluación, esta línea es desarrollada en conjunto con el área psicopedagógica de apoyo académico
  • Acceso a herramientas y recursos para el aprendizaje activo.