Noticias Universidad Aysén

Universidad de Aysén lanza Proyecto FIC “Zonificación Agroclimática Dinámica”

La iniciativa será ejecutado durante dos años por el Laboratorio de Geociencias de la casa de estudios estatal y contará con la colaboración de distintas instituciones regionales tales como el Instituto de Investigación Agraropecuaria (INIA Tamel Aike); el Servcio Agricola y Ganadero (SAG) , el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap) y la Universidad Austral de Chile.




Desarrollar una zonificación agroclimática dinámica basada en imágenes satelitales en la región de Aysén, es uno los objetivos del proyecto “Zonificación Agroclimática Dinámica”, adjudicado por la universidad de Aysén a través del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Aysén, iniciativa que fue lanzada oficialmente por la casa de estudios el pasado miércoles, ocasión en que se dieron a conocer los principales objetivos y alcances que tendrá el proyecto.

La actividad de lanzamiento, estuvo a cargo del académico de la casa de estudios estatal, Cristian Mattar Bader, doctor en física del medio ambiente y termodinámica, quien además dirige el Laboratorio de Geociencias de la Universidad de Aysén, instancia que será la encargada de procesar la información que se levante a través de esta iniciativa y ponerla a disposición de distintos actores regionales.   

El proyecto,  que permitió a la casa de estudios estatal adjudicarse un total de 180 millones de pesos, será ejecutada con  la colaboración de distintas instituciones regionales tales como el Instituto de Investigación Agraropecuaria (INIA Tamel Aike); el Servcio Agricola y Ganadero (SAG),  el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap) y la Universidad Austral de Chile (UACH).

Cristian Mattar, académico de la Universidad de Aysén, señaló que entre los principales impactos de la ejecución de este proyecto es la entrega de datos que permitan a distintos actores del sector productivo tomar decisiones. “El proyecto se inserta en el marco de la estrategia regional y en un nodo específico que es el manejo de recursos naturales de manera sustentable, en relación a posibles cambios climáticos, entonces nosotros vamos a hacer una compilación de diferentes fuentes de datos técnicos, para procesarlos y entregar información que permita realizar un aporte y una contribución a una producción más sustentable, de lo que se viene haciendo en los últimos años, en términos del manejo de agua, de la tierra, del suelo, entre otros”.

El proyecto, que se ejecutará durante dos años, tiene dentro de sus principales objetivos el procesar bases de datos satelitales, así como su intersección espacial con la cartografía de recursos naturales entregada por SAG y cartografía de suelos entregada por INIA. De esta manera, se contempla la instalación de una red de estaciones agrometeorológicas que complemente la red existente. Por otra parte, también considera la sistematización de datos utilizando telemetría e implementación de rutinas automáticas que permitan contar con datos meteorológicos en servidor, posibilitando la generación de pronósticos agrometeorológicos a través del modelo Weather Research and Forecasting (WRF).

Asimismo, la iniciativa también permitirá desarrollar una cartografía para la agricultura de precisión en los valles más productivos de la Región de Aysén, además de desarrollar e implementar una plataforma web que permita socializar diversos datos como la zonificación y el pronóstico agrometeorológico.

Por su parte, Dagoberto Villarroel investigador de INIA Tamel Aike señaló que uno de los principales valores de este proyecto se relaciona con la posibilidad de fortalecer los distintos rubros productivos del agro. “Este es un proyecto que en alguna medida se conversó hace mucho tiempo atrás, antes que llegará la Universidad de Aysén, entre distintos actores del agro y se logró materializar con la llegada de la universidad y el equipo de profesionales que lo está dirigiendo, desde el punto de vista del desarrollo de los sectores productivos para la región, la información que va a entregar este proyecto es lo que realmente se necesita, cómo estamos hoy día, qué tenemos, que necesitamos y cómo podemos utilizarlo para el desarrollo futuro de los distintos rubros productivos”.

Finalmente, Cristina Mattar señaló que uno de los principales impactos de este proyecto se vincula con aportar con evidencia técnica que permite optimizar la toma de decisiones del agro.  “Este conocimiento es una nueva evidencia técnica, hoy podemos entregar datos que pueden ser un complemento hacia una política y por lo tanto definir si el agricultor necesita regar, necesita utilizar un embalse, fertilizar o no, entonces toda esta información llega como un complemento a esa toma de decisiones intrapredial y a escala regional para el tomar de decisiones sectorial”, indicó el académico de la Universidad de Aysén.